El pitazo inicial

Las clases altas trajeron el fútbol, pero el Estado, necesitado de un entretenimiento masivo y permanente, impulsó su popularización. Con su apoyo, un grupo de comerciantes organizó el primer campeonato profesional en 1948.

Por Editorial
Bicentenario


Fotografía: Atlético Nacional campeón 1954. La Gran Historia del Futbol Profesional Colombiano de Guillermo Ruiz Bonilla.

Selección Colombia en el concierto internacional

La primera vez que se vio a la Selección Colombia fue el 10 de febrero de 1938, en Panamá, en los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe.

El equipo era la nómina del Deportivo Municipal de Bogotá (Millonarios), dirigido por el argentino Fernando Paternóster. El combinado patrio obtuvo la medalla de bronce.
En torneos importantes apareció por primera vez en 1945, en Chile, en el marco de la Copa América, el campeonato de selecciones más antiguo de la historia del fútbol.
En 1946, en los V Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Barranquilla, Colombia ganó el oro. Luego, tuvieron que pasar 10 años para que el equipo colombiano disputara una eliminatoria mundialista rumbo a Suecia 1958, sin clasificarse. Para Suiza 1954 no participó. Hizo parte por primera vez de una cita mundialista en Chile 1962, y quedó eliminado en primera ronda.

Tomado del libro ‘La Gran Historia del Futbol Profesional Colombiano’ de Guillermo Ruiz Bonilla.

El fútbol en Colombia, como en el resto del mundo, no nació como espectáculo de multitudes. Al contrario, sus pioneros fueron los miembros de las clases altas que lo aprendieron en Europa. A ellos se sumaron luego los británicos que llegaban a los puertos como comerciantes y marinos. Sus primeros escenarios fueron las canchas de los clubes sociales, y sus protagonistas, equipos conformados por amigos. Pero pronto comenzaron a pagar –por debajo de la mesa– a sus integrantes y a aumentar la frecuencia de sus enfrentamientos. Gracias al ferrocarril comenzaron a darse los primeros enfrentamientos entre equipos de diferentes regiones en torneos de corta duración. A esta prehistoria del fútbol colombiano se le conoció como el ‘profesionalismo marrón’.

El reconocido estadígrafo Guillermo Ruiz, en su libro La gran historia del fútbol profesional colombiano, recuerda cómo “si bien el primer torneo profesional se llevó a cabo en 1948, en realidad había futbolistas profesionales en Colombia desde por lo menos un decenio atrás. Jugadores extranjeros como Fernando Paternóster, Alfredo Cuezzo, Alfredo Castillo, Pedro Cabillón, Óscar Sabrinsky y Vicente Lucífero ya eran muy conocidos aquí”.

Así estaba el fútbol cuando Juan Roa Sierra le disparó a Jorge Eliécer Gaitán el 9 de abril de 1948, para dar inicio no solo al Bogotazo, sino también a una época de profunda inestabilidad social y política. Era necesario y urgente ofrecer un placebo a las masas. Con este propósito, Mariano Ospina Pérez decidió impulsar el proyecto de un grupo de comerciantes del interior del país, liderado por Alfonso Senior Quevedo y Humberto Salcedo Fernández, quienes querían crear un campeonato profesional de fútbol con diez equipos profesionales. Los gestores se habían agrupado en la División Mayor del Fútbol Colombiano, una entidad que desde el comienzo rivalizó con la Adefútbol, que en Barranquilla agremiaba a las ligas de la época con el aval de la Fifa y de la Confederación Suramericana de Fútbol.

En 1953 se repitió un partido (Magdalena-Boca) porque la Dimayor no pudo enviar un telegrama a tiempo que habilitaba a unos jugadores de Boca que no pudieron actuar. En 1961 se trasmitió por televisión el primer partido entre Millonarios y Santa Fe.

El torneo arrancó con diez equipos: América y Deportivo Cali, de la capital de Valle; Deportivo Independiente Medellín (DIM) y Atlético Municipal, de la de Antioquia; Millonarios y Santa Fe, de Bogotá; Deportes Caldas y Once Deportivo, de Manizales; Junior, de Barranquilla, y Universidad de Bogotá, con sede en Pereira, pues según los estatutos solo podían participar dos equipos por ciudad. Fueron inscritos un total de 215 jugadores: 182 colombianos, 13 argentinos, 8 peruanos, 5 uruguayos, 2 chilenos, 2 ecuatorianos, 2 dominicanos y un español. Cada club pagó a la Dimayor un costo de 1.000 pesos por participar.

Deportivo Municipal (1937)
Los orígenes de Millonarios se encuentran en el Deportivo Municipal de 1937, que ya contaba con varios jugadores extranjeros y un técnico argentino: Fernando Paternóster. Tomado del libro ‘La Gran Historia del Futbol Profesional Colombiano’ de Guillermo Ruiz Bonilla.


El primer partido se jugó entre Atlético Municipal y Universidad de Bogotá (del que se dijo que su primer presidente fue León de Greiff). Curiosamente, el encuentro no se celebró en un estadio sino en el hipódromo de San Fernando, en Itagüí, el 15 de agosto de 1948. Se jugó a las once de la mañana, ya que por la tarde eran las carreras de caballos. El choque terminó 2 a 0 a favor de Municipal, con goles de Rafael Serna y el primer autogol de la historia, de Carlos Rodríguez.

SPORT CUADERNOS DE DEPORTES
Juan Gregorio Martínez hizo desde sus 14 años, entre 1928 y 1936, más de 100 números de una revista deportiva en cuadernitos en los que, con equipos, público, propagandas y todos los detalles, imaginó un campeonato de fútbol cuando aún no comenzaba esa actividad en Colombia. Recientemente redescubierta por su nieto Juan Pablo Lombana, ha sido considerada una mirada introspectiva a la historia de esa época.

El aval que la Adefútbol –a regañadientes– le había dado a la Dimayor para que organizara el primer campeonato profesional pronto caducó. Una huelga de futbolistas en Argentina y una moneda fortalecida (la tasa de cambio era de dos pesos por un dólar) fueron los factores que Alfonso Senior supo interpretar como una coyuntura irrepetible. Aprovechó para traer a las filas de su equipo, Millonarios, a uno de los huelguistas, Adolfo Pedernera, ídolo del River Plate. El mismo Pedernera convenció luego a la ‘Saeta Rubia’, Alfredo Di Stéfano (foto), de que se le uniera en su aventura bogotana, y así sucesivamente fueron llegando también el arquero Julio Cozzi, Néstor Raúl ‘el Pipo’ Rossi y muchos más.

Contratar huelguistas por debajo de la mesa, sin pagarles un peso a sus clubes de origen, hizo que la Dimayor perdiera el aval de la Adefútbol y, en consecuencia, de la Fifa. A los clubes poco les importó, y todos siguieron el ejemplo de Millonarios y optaron por contratar jugadores de todo el mundo con la comodidad de no tener que pagarles un solo dólar a los clubes de origen de sus nuevas figuras. Así, con una liga pirata, nació la época de ‘El Dorado’, que permitió, entre 1949 y 1953, ver un fútbol de nivel mundial en estadios que el gobierno había construido sin que los clubes –dueños del negocio– aportaran un solo centavo.

Llegaron figuras como René Alejandro Pontoni, Héctor ‘el Pibe’ Rial, Charles Montreal, Ismael Soria y Julio Zsengeller. Cada club optó por un país para reforzar sus líneas: el Deportivo Cali, por los peruanos; Millonarios, por los argentinos; Cúcuta, por los uruguayos; Unión Magdalena, por los húngaros, y Universidad, por los costarricenses. Fueron un poco más de 310 los futbolistas foráneos que en esos años aterrizaron en las canchas colombianas. El país se convirtió en un destino muy cotizado, y a los deportistas poco les importaba la informalidad. Tan apetecible era la liga que Charles Mitten y George Mountford, dos reconocidos futbolistas británicos, llegaron incluso a huir de sus clubes para unirse al Independiente Santa Fe, lo que causó gran conmoción en su país. Este par de expedicionarios del balón pronto desistieron y regresaron a Inglaterra.

Al comienzo la Fifa no le prestó mayor atención a lo que pasaba en Colombia, pero cuando el auge de este torneo comenzaba a desestabilizar ligas más poderosas, tomó cartas en el asunto. En el marco del congreso de la confederación suramericana celebrado en Lima en 1951, se acordó que los clubes colombianos devolverían a los futbolistas contratados fraudulentamente a finales de 1953. A cambio, la Dimayor recuperó el aval de la Fifa.

  • Independiente Santa Fe 1948

  • Millonarios 1951

  • Independiente Medellin 1955

  • Deportes Quindio 1956

El primer campeón

En el torneo que comenzó el 15 de agosto de 1948, por encima del favoritismo de Millonarios, el campeón fue Santa Fe. El cuadro cardenal mantuvo una campaña pareja en que la tan solo perdió tres encuentros y consiguió 27 puntos, cuatro más que el Junior de Barranquilla, su inmediato perseguidor. Quizá los momentos más emotivos del torneo se presentaron cuando Santa Fe enfrentó al Deportivo Cali y a Millonarios, equipo al que le ganó en dos enfrentamientos por marcadores de 5-3 y 2-1.

*Tomado de La gran historia del fútbol profesional colombiano. 60 años de logros, hazañas y grandes hombres. Págs. 52-54.

Como con el mito que atrajo a Jiménez de Quesada y a varias decenas de conquistadores más, en torno a El Dorado futbolístico colombiano también se han tejido todo tipo de leyendas. No hay duda de que permitió que en los estadios nacionales se viera fútbol de gran nivel que, entre otros, dio a luz al ‘Ballet Azul’, como se le conoció a Millonarios, un equipo que hoy tiene un espacio reservado entre las mejores escuadras de todos los tiempos, el mismo que en 1942 goleó 4-2 al mismísimo Real Madrid en su estadio de Chamartín. No obstante, no faltan quienes subrayan la avanzada edad de varias de las figuras que, salvo Alfredo Di Stéfano, desembarcaron en Colombia. Estos críticos señalan que El Dorado fue más la sumatoria de varias carreras ya en declive, similar a lo que en los 70 y ahora con la MLS es el fútbol profesional estadounidense. También hay que decir que El Dorado era otro fútbol. Uno en el que, como bien recuerda el periodista Mike Forero Nogués, los equipos entrenaban máximo dos veces por semana y el resto del tiempo los jugadores lo pasaban departiendo en el recordado grill Europa.

Como es natural, después de la euforia vino la resaca. La partida de las grandes figuras hizo que el fútbol colombiano cayera en crisis. Durante el resto de la década del 50, el público se alejó de los estadios. La hípica y el ciclismo monopolizaron las páginas deportivas. En algunos casos se llegó incluso a abrir de par en par las puertas de los estadios para que entrara quien quisiera, sin necesidad de pagar boleta. Fue necesario esperar hasta 1962, año del 4-4 contra la Unión Soviética en el Mundial de Chile 1962, para que el fútbol volviera a ser el delirio de toda una nación.


Apoyo de la empresa privada

El presidente de la Dimayor, Humberto Salcedo, acordó con el jefe de tráfico aéreo de Avianca, Alberto Farías, su vinculación al fútbol profesional. La compañía ofreció movilizar a los equipos a las diferentes ciudades del país con un descuento especial para directivos y jugadores del 44 por ciento. Así mismo, autorizó al presidente para que una vez se aprobaran los estatutos y reglamentos de la Dimayor, se solicitara al Ministerio de Justicia el otorgamiento de la personería jurídica.

Tomado del libro ‘La Gran Historia del Futbol Profesional Colombiano’ de Guillermo Ruiz Bonilla.
PRIMEROS EQUIPOS

Los clubes organizados

El primer equipo del fútbol colombiano fue el Deportivo Independiente Medellín, que nació el 15 de abril de 1914, creado por Alberto Uribe Piedrahíta y otras personalidades de la sociedad antioqueña. Le siguió el primer Junior de la historia, gestado en un barrio popular de Barranquilla el 7 de agosto de 1924, con el nombre de Juventud Infantil. Luego, el 13 de febrero de 1927, se convirtió en el Junior de hoy. Ese mismo año también surgió el América de Cali, aunque primero se llamó Racing Club, copiado del club argentino, y su primer presidente fue Hernán Zamorano. El Boca Juniors de Cali surgió al comienzo de los años 30, pero se hizo oficial el primero de mayo de 1939. Era conocido como el equipo de la hinchada popular de la capital vallecaucana.

El Club Deportivo Los Millonarios nació oficialmente el 18 de junio de 1946, pero su origen data de 1937, cuando estudiantes del Colegio de San Bartolomé y el Instituto La Salle formaron un equipo llamado Unión Juventud o Unión Bogotá, que luego fue Deportivo Municipal. El otro equipo capitalino, el Club Independiente Santa Fe, fue creado el 28 de febrero de 1941 por ex alumnos del Gimnasio Moderno y de otras instituciones educativas, y ganaría el primer campeonato.

El Atlético Nacional fue conformado al fusionarse, en febrero de 1943, Unión FBC y el Club Indulana. Primero se le conoció como Atlético Municipal, cuando se creó el 7 de marzo de 1947. En agosto de 1950 adoptó el nombre actual gracias a que su nómina estaba conformada exclusivamente por colombianos.

La fusión de los equipos Otún y Vidriocol, los más destacados de la región, dio como resultado el Deportivo Pereira, el 12 de febrero de 1944. El Deportes Caldas, de uniforme rojo y azul, fue creado el 16 de abril de 1947, pero desapareció al final de 1951. Once Deportivo fue creado el 12 de abril de 1948, aunque su origen data de 1930.
Universidad, que era el equipo de la Nacional, fue creado el 15 de marzo de 1948. Su sede fue en Pereira porque solo se permitían dos equipos por ciudad. Solo aguantó cinco partidos.

En 1945 fue creado el Club Atlético Cali A, que reunía también equipos de baloncesto, natación y atletismo. Al de fútbol se le llamó Deportivo Cali. Todo se formó luego de una reunión entre dirigentes de Los Pingüinos y de Aire y Sol, equipos recientemente formados.
*Tomado de La gran historia del fútbol profesional colombiano. 60 años de logros, hazañas y grandes hombres. Págs .12-22.

bogotazo, comercio, entretenimiento, estado, fútbol

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.