• Inicio
  • La Patria Boba no, la Primera República

La Patria Boba no, la Primera República

El periodo comprendido entre la promulgación del Acta de Independencia del 20 julio de 1810 y el inicio del Régimen del Terror en 1816 se conoce como la Patria Boba por las guerras que libraron los próceres y las provincias de la Nueva Granada. Lo que se desconoce es que fue una época fundamental para la consolidación de las ideas políticas de lo que debía ser la República.

Por Editorial
Bicentenario


Fotografía: Batalla de los Ejidos de Pasto. Museo Nacional de Colombia.

Batalla de los Ejidos de Pasto (14 de mayo de 1814): La derrota de Nariño en esta batalla y su posterior extradición significó el inicio de la caída definitiva de la Primera República y la desaparición de Nariño del panorama político y militar.

La confrontación

Luego del Acta del Cabildo Extraordinario de Santafé (conocida comúnmente como Acta de la Independencia), los próceres tuvieron que afrontar el reto de formar una junta suprema que gobernara la Nueva Granada. Con este propósito convocaron para el 22 de diciembre a un congreso al que debería asistir un representante de las 15 provincias del Reino. Nueve de ellas rechazaron el ofrecimiento y las que aceptaron muy pronto se enfrentaron con los representantes de Santafé por la forma de gobierno que debería adoptar la naciente República. Este enfrentamiento significó la primera pugna entre centralistas y federalistas.

Antonio Nariño, que había llegado a la Presidencia de Cundinamarca a finales de 1811, consideró que buena parte de las demás provincias debía hacer parte de un proyecto centralista, así fuera por la fuerza. De esta manera se inició una guerra civil entre centralistas y federalistas que duró hasta el 10 de diciembre de 1814, cuando el ejército de las Provincias Unidas, al mando de Simón Bolívar, se tomó a Santafé y anexó a Cundinamarca a la Federación.

Federalistas y centralistas

Cuando se dieron los primeros gritos de Independencia, una parte de la élite criolla santafereña consideraba que Santafé, por ser la capital del Virreinato, debía también ser el centro político de la nueva República. Por lo tanto, consideraban que el mejor sistema de gobierno que se podía establecer era uno de tipo centralista. Por su parte, las élites criollas de las otras provincias consideraban que esa forma de gobierno no les servía a sus intereses, pues tenían que ceder parte del poder político y económico obtenido durante los años de la Colonia. Por eso, plantearon formar una República basada en principios federalistas, es decir, que cada provincia delegara algunas funciones políticas y administrativas a un centro, pero sin perder buena parte de su autonomía. Es así como estas élites crearon las Provincias Unidas de la Nueva Granada.

Las Constituciones

La primera provincia en promulgar su Constitución fue El Socorro, el 15 de agosto de 1810. Aunque mantenía su fidelidad a Fernando VII, estaba inspirada en los principios liberales, democráticos e individualistas que por esa época eran considerados por todo el mundo occidental. El 30 de marzo de 1811 nació la Constitución de Cundinamarca, la primera del imperio en América de alcance nacional que instauraba una monarquía constitucional fiel al rey de España, Fernando VII.

Juan José Sámano fue el único militar español que estuvo toda la guerra de Independencia. Recibió al final el nombramiento de Virrey en 1817. Xilografía de G. Páez. Tinta de grabado sobre papel. Dibujo de Justo Pastor Lozada. Museo Nacional de Colombia.

Con la intención de contener el proyecto de las provincias de Cundinamarca y Chocó de formar un Estado centralista, el 27 de noviembre de 1811 fue promulgada el Acta de Federación de las Provincias de la Nueva Granada, que fue firmada por Antioquia, Cartagena, Neiva, Pamplona y Tunja. Inspirado en el modelo constitucional norteamericano, e ideado por Camilo Torres, el documento les confería a las provincias neogranadinas una organización política de corte federalista.

A medida que se iba difundiendo el ímpetu independentista a lo largo y ancho del territorio neogranadino, también se hacía más fuerte la idea de que cada provincia tenía el derecho a su autogobierno. Entre 1811 y 1815 casi todas las provincias redactaron sus respectivas cartas magnas: Tunja lo hizo el 9 de diciembre de 1811; le siguió Antioquia el 21 de marzo de 1812; después Cartagena, que la promulgó el 15 de junio de 1812. Finalmente, en 1815, Pamplona, el 15 de mayo; Mariquita, el 21 de junio, y Neiva, el 31 de agosto, promulgaron sus respectivas Constituciones. Durante este periodo, Cundinamarca hizo el 18 de julio de 1812 una nueva Constitución que reemplazó a la de 1811. La principal característica de estos documentos era que ya no le juraban lealtad al rey de España.

La lucha contra los realistas

Cuando se inició el proceso de Independencia, Santa Marta, Popayán y Pasto se mantuvieron fieles a la Corona e iniciaron la defensa de sus territorios contra los independentistas, que proclamaron la libertad de España y aspiraban a independizar a todo el Virreinato. En medio de la guerra civil entre federalistas y centralistas, las tropas realistas comandadas por Sámano iniciaron una contraofensiva desde Pasto, en la que al final resultó derrotado Nariño en mayo de 1814.

Nariño vs. Torres

Conocido por traducir y difundir los Derechos del Hombre y por pasar parte de su vida en prisión, Antonio Nariño fue la figura más importante del centralismo. Como Presidente de Cundinamarca luchó por convertir a la Nueva Granada en un Estado centralista. Puso el pecho para frenar la invasión española del sur en 1811. Pagó con su libertad, al ser capturado por los españoles cerca de Pasto. A su vez, Camilo Torres, quien se hizo célebre por la elaboración del Memorial de Agravios, se convirtió en el jefe más importante de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. A pesar de sufrir varias derrotas a manos de Nariño, su unión con Simón Bolívar consolidó el triunfo final del Federalismo. Desafortunadamente la reconquista truncó este proyecto y murió fusilado, ahorcado y desmembrado a manos de los españoles el 5 de octubre de 1816.

Antonio Nariño

Antonio Nariño

Defensor del Centralismo. Bajo su presidencia del Estado de Cundinamarca se aprobó su independencia absoluta.

Camilo Torres y Tenorio

Camilo Torres y Tenorio

Autor del Memorial de agravios en 1809, fue un acérrimo defensor del Federalismo, posición que lo llevó al enfrentamiento radical de Antonio Nariño y los centralistas.

centralismo, federalismo, independencia, realistas

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.