• Inicio
  • Los avatares de un territorio

Los avatares de un territorio

Luego de haber sido una provincia autónoma durante las guerras de independencia, Casanare tuvo que esperar casi 200 años para recuperar parte de esa autonomía.

Nubia Castillo Barón
Presidenta de la Academia Casanareña de Historia


Fotografía: Festival y Reinado Nacional del Arroz, Guillermo Torres

70 ríos comprendía la provincia de Casanare, de acuerdo con el mapa oficial publicado en 1856.

Como todos los departamentos del país, la división político-administrativa de Casanare resultó de una evolución histórica comenzada con la conquista española y acentuada con el surgimiento de la república. Desde 1564 hizo parte de la Presidencia de Santa Fe, y en 1717 las autoridades la erigieron en corregimiento, con Pore como capital. Sesenta años después, ocurrió un hecho sin precedentes en la historia político-administrativa del Virreinato de la Nueva Granada. En 1781, Francisco Javier de Mendoza (quien apoyó e hizo parte del movimiento comunero) se declaró gobernador y lideró un movimiento independentista que reconoció a Túpac Amaru como rey de América, desconociendo la legitimidad de la monarquía española. Esta situación marcó profundamente las mentes y corazones de los casanareños.

El 13 de septiembre de 1810 las élites de Casanare proclamaron al corregimiento como provincia autónoma, desconocieron la Corona y expulsaron a las autoridades del clero realista en Pore, Támara, Chire, Morcote y Manare. Desde ese momento, los llanos del Casanare serían el bastión de los independentistas. En 1813, los patriotas organizaron grupos de militares para contener los ataques del ejército español proveniente de Venezuela. Luego de la reconquista Casanare era el único estado libre de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, y buena parte de los patriotas y guerrilleros que sobrevivieron a la persecución española buscaron refugio en sus tierras. Allí los líderes de la futura gesta libertadora firmaron en 1818 la Proclama de Pore, en la que esta población se convirtió en la sede de un gobierno provisional.


Ubicada en el parque central Francisco de Paula Santander, la catedral de Yopal se comenzó a construir en 1968 y en 1999 se convirtió en la sede de la diócesis de Yopal. Crédito: Guillermo Torres.


Con la Ley de División Territorial de la República de Colombia de 1824, el territorio nacional (comúnmente conocido como Gran Colombia) se dividió en 12 departamentos y Casanare fue una de las cuatro provincias del departamento de Boyacá. A su vez, su territorio se subdividió en los cantones de Pore (Pore, Moreno, Sácama, Támara y Trinidad), Arauca (Arauca, Arauquita y Cuiloto), Chire (Chire, Betoyes, Macaguane, Manare, Muneque, Tame y Ten), Macuco (Macuco, Cafifí, Guayabal, Maquivor y Suramena), Nunchía (Nunchía, Paya, Labranzagrande, Marroquín, Morcote y Pisba) y Taguana (Taguana, Barroblanco, Chámeza, Maní, San Pedro, Santiago y Zapatosa).

En 1832 Casanare se elevó a la categoría de provincia con capital en Pore, pero en 1842 se trasladó a Támara para volver a Pore el año siguiente. Con la creación de la Confederación Neogranadina en 1858, Casanare formó parte del estado soberano de Boyacá, pero diez años después los boyacenses le cedieron su administración al gobierno federal de Estados Unidos de Colombia, con lo que se convirtió en un territorio nacional.

En crecimiento

En menos de 60 años la población del departamento creció de manera exponencial.


AÑO POBLACIONES
1603 2.113*
1653 1.422*
1690 1.819*
1760 14.378**
1778 20.892
1800 15.679**
1810 22.000
1825 22.137
1835 15.948
1845 18.489
1851 18.573
1904 12.555
1905 8.203
1912 12.895
1918 17.125
1928 25.481
1938 23.290
1951 22.087
1964 66.613
1973 85.184
1984 147.472
1993 168.685
2005 282.452
2017 375.249

Elaborado a partir de Dane, 2005; J. M. Rausch, 1994, 1999, 2003, 2013.
*Solo indígenas tributarios en encomiendas
** Solo indígenas en misiones

Con la Constitución de 1886, los estados pasaron a llamarse departamentos y Casanare volvió a ser parte de Boyacá. En 1897 nuevamente se separó del departamento boyacense y se constituyó como intendencia nacional conformada por los municipios de Arauca, Arauquita, Cravo Norte, Chámeza, Lope, Chire, Moreno, Nunchía, Marroquín, Orocué, Pajarito, Pore, Sácama, Santa Helena, Támara, Tame, Ten, Trinidad y Zapatosa.

En 1905, la administración del general Rafael Reyes subdividió aún más el territorio nacional; de esa nueva organización político-administrativa nació el departamento del Tundama (con capital en Santa Rosa de Viterbo) del que Casanare hizo parte. Posteriormente, Reyes reorganizó el territorio en 1908 y creó el departamento de Santa Rosa, dentro del cual estaba el territorio de Casanare, Arauca, parte del actual departamento del Meta y más de la mitad de Boyacá. En 1910 desapareció la organización político-administrativa de Reyes y Casanare volvió a ser parte de Boyacá.

En 1959 la asociación de universitarios casanareños y varios representantes a la cámara presentaron las primeras peticiones para elevar a Casanare como intendencia del país.

Treinta años después, una nueva reforma legislativa creó la comisaría de Casanare con Nunchía como capital, y diez años más tarde se convirtió en comisaría especial independiente, pero en 1952 el gobierno la suprimió y la anexó a Boyacá como prefectura administrativa. A partir de esa fecha, los casanareños comenzaron una larga y difícil lucha para obtener su independencia departamental. Armados de razones y argumentos e inconformes por el olvido del gobierno central solicitaron separarse de Boyacá, que naturalmente se oponía. Como alternativa el gobierno propuso crear una corporación autónoma regional para evitar su segregación.

En 1958 se organizó en Yopal el primer comité prointendencia del Casanare, con representantes de algunos municipios. A partir de este movimiento, surgió en Bogotá, en 1959, la Asociación de Universitarios Casanareños (Aduc), que años después se denominó Centro de Defensa del Casanare. Luis Hernández Vargas, representante de Boyacá en 1962, y el representante Eduardo Fonseca Galán presentaron, en varias ocasiones, peticiones al gobierno nacional para crear la intendencia. En esa época, los concejos municipales, la Iglesia, colegios, el mercado, las fincas, los hatos y la comunidad en general participaron en la búsqueda de una nueva independencia.

El 14 de noviembre de 1973, el gobierno firmó la ley que reconoció la independencia de Casanare y la promulgó el 15 de mayo de 1974. En 1987 Casanare comenzó una nueva etapa de movilización para alcanzar la categoría de departamento. Esta iniciativa se concretó en la Constitución de 1991 y le permitió participar del sistema general de regalías para financiar el desarrollo departamental.

independencia

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.