¡Mirá ve!

En el crisol cultural del Valle del Cauca se amalgama la idiosincrasia de sus habitantes, que han dejado importantes obras arquitectónicas y artísticas.

Por Semana Historia


Fotografía: La basílica del Señor de los Milagros de Buga. Daniel Reina Moreno

Archipiélago de Malpelo

Archipiélago de Malpelo

Cuando se habla del Valle del Cauca, poco se menciona su plataforma marítima y las maravillas naturales que contiene. Es el caso de Malpelo, que hace parte de Buenaventura. Un lugar que anualmente visitan centenares de científicos y exploradores para investigar la flora y fauna del Pacífico colombiano. En las islas e islotes anida una diversidad de aves y en sus aguas se han identificado más de 1.000 especies entre corales, moluscos, crustáceos y peces.

Crédito: Julián Miranda

‘El alférez real’

‘El alférez real’

El periodista y político Eustaquio Palacio escribió esta novela costumbrista, en 1886. La historia se desarrolla en la Cali de finales del siglo XVIII, en la hacienda Cañasgordas y gira alrededor del romance prohibido entre el plebeyo Daniel y la aristócrata Inés de Lara y Portocarrero. La novela se ha convertido en una obra de imprescindible consulta para conocer a la sociedad vallecaucana de finales de la colonia.

‘La negra del chontaduro’

‘La negra del chontaduro’

Esta escultura hecha en 1992 por la artista caleña Alicia Tafur se ha convertido en un símbolo de la cultura vallecaucana y afrodescendiente. Esculpida en un principio para la conmemoración de los 50 años del Club San Fernando de Cali, la obra pasó por una serie de sucesos infortunados hasta que la Alcaldía logró ubicarla al frete del hotel Dann Carlton. Según Tafur, su obra es un homenaje a las mujeres afrocolombianas y a su cultura.

Crédito: Isabella Ledesma

‘¡Que viva la música!’

‘¡Que viva la música!’

Escrita por Andrés Caicedo en 1977, año en que murió, se ha convertido en un hito de la novela urbana colombiana. A través de la vida de María del Carmen Huerta, una adolescente de la alta sociedad de Cali, Caicedo proporciona una radiografía de la ciudad en los años setenta, la rumba y el desenfreno de la juventud de la época.

Credito: Archivo Semana

El ferrocarril del Pacífico

El ferrocarril del Pacífico

Con esta obra las élites vallecaucanas hicieron un esfuerzo por conectar eficientemente el valle geográfico con el puerto de Buenaventura. El ingeniero Francisco Cisneros comenzó el proyecto en 1878 y en 1892 llegó a Buga. El ferrocarril impulsó la economía del occidente colombiano al conectar el Pacífico con el interior del país, en especial, con las regiones cafeteras. Aunque desde la segunda mitad del siglo XX entró en decadencia, en los últimos diez años el gobierno nacional ha invertido dinero para reavivarlo.

Crédito: Hamilton Wright, s.f – B.P.P

La basílica del Señor de los Milagros de Buga

La basílica del Señor de los Milagros de Buga

Esta iglesia alberga al Señor de los Milagros, una imagen que, según los expertos, data del siglo XVII. Según la tradición popular, tiene un origen divino y ha sobrevivido milagrosamente a varios intentos por destruirla. Tras reposar en varias ermitas, a finales del siglo XIX comenzó la construcción del templo, inaugurado en 1907. En 1937 el papa Pío XI le concedió el título de basílica. En la actualidad es uno de los centros más importantes de peregrinaje y devoción del país.

Crédito: Daniel Reina Romero

Museo Rayo

Museo Rayo

Ubicado en el municipio de Roldanillo, este museo custodia buena parte de las obras del pintor y escultor Omar Rayo, así como de otros pintores latinoamericanos. El propio Rayo lo financió y abrió sus puertas en 1981. Desde esa época, se ha convertido en un lugar donde se han formado jóvenes pintores y escultores de la región.

Crédito: Luis Ángel Murcia

Festival Petronio Álvarez

Festival Petronio Álvarez

Dedicado a la música del Pacífico colombiano se lleva a cabo desde 1996 en Cali, en agosto. Allí se reúnen exponentes de la música y cultura afro del Pacífico. El nombre del evento homenajea al músico afrocolombiano, de Buenaventura, Patricio Romano Petronio Álvarez Quintero (1914-1966). En sus 20 años el Petronio se ha convertido en uno de los certámenes más importantes del país y anualmente es visitado por miles de colombianos y extranjeros.

Crédito: Carlos Miguel Varona

Grupo Niche

Grupo Niche

Considerado uno de los conjuntos más importantes de salsa de la segunda mitad del siglo XX. Los músicos Jairo Varela y Alexis Lozano (quien en 1983 lo abandonó para formar Guayacán Orquesta) fundaron en 1979 el grupo y grabaron más de 25 discos antes de la muerte de Varela en 2012. Con el álbum Cielo de tambores, Niche llegó a las primeras posiciones del listado de música tropical de Billboard.

Crédito: Archivo particular

Champús

Champús

Bebida de origen desconocido que consumen fría en el Valle del Cauca y otras regiones del suroccidente de Colombia. Lo hacen con el maíz trillado, miel o melao de panela, lulo, piña, canela, clavos de olor y hojas de naranjo agrio, y forma parte de la amplia gastronomía vallecaucana. Su exótico sabor le ha traído a la bebida fama internacional.

Crédito: @champusdejose

El puerto de Buenaventura

El puerto de Buenaventura

Si bien desde la colonia esta población tuvo una modesta actividad portuaria, solo cobró importancia después de la apertura del canal de Panamá y la inauguración del ferrocarril de Occidente. En 1922 construyeron el muelle Rengifo, el primer embarcadero moderno hecho en el país. Buenaventura se convirtió en el principal puerto colombiano, por encima de Barranquilla, y transformó la economía nacional al transferir el comercio exportador de las ciudades del Caribe al Pacífico.

Crédito: David Amado Pintor

Chuleta valluna

Chuleta valluna

El plato emblemático de la cocina vallecaucana, según los historiadores, proviene de la combinación de las cocinas africana y europea. Se trata de una milanesa de cerdo apanada y frita, acompañada de arroz, rodajas de tomate, cebolla, limón, tajadas fritas de plátano maduro. Por lo general la sirven con una lulada, otra de las bebidas del Valle del Cauca.

Crédito: Javier La Rotta

Museo de la Caña  de Azúcar

Museo de la Caña de Azúcar

Ubicado en el municipio de El Cerrito, este museo era la antigua Hacienda Piedechinche, uno de los trapiches cañaduzales productor de mieles y aguardiente más importante del siglo XVIII. Tras resistir los embates de las guerras del siglo XIX, el Ingenio Providencia adquirió la hacienda. Los dueños del ingenio restauraron la casa a finales de la década de 1970 y en 1981 fundaron el Museo Caña de Azúcar que, además de mostrar la historia de este producto, también alberga una variedad de flora y fauna.

Crédito: ProimÁgenes

 

‘La tierra  y la sombra’

‘La tierra y la sombra’

Escrita y dirigida por el caleño César Augusto Acevedo, esta película narra la historia de un campesino que tras varios años de haber abandonado su finca regresa y ve cómo las plantaciones de caña han arrasado con el paisaje. La cinta, premiada en el Festival de Cannes de 2015 con la Caméra d’or, es una crítica a la industria cañera y a su expansión indiscriminada por el Valle del Cauca.

Crédito: ProimÁgenes

La Ermita de Cali

La Ermita de Cali

Considerada una de las iglesias de estilo neogótico más bellas del país, reemplazó la antigua ermita construida en la colonia que quedó en ruinas tras el terremoto de 1925. Estrenada en 1942, alberga la legendaria imagen del Señor de la Caña que milagrosamente ha sobrevivido varios terremotos.

Crédito: Patricia Rincón Mautner

‘Azúcar’

‘Azúcar’

Una de las telenovelas más importantes de la historia de la televisión colombiana. Producida por RCN Televisión en 1989, dirigida por el actor y cineasta Carlos Mayolo (fallecido en 2007) y protagonizada por Alejandra Borrero y Pedro Noguera, cuenta la historia de una familia dueña de una hacienda azucarera entre la década de 1940 y 1980.

Crédito: Archivo particular

arquitectura, arte

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.