• Inicio
  • Para conocer a Colombia

Para conocer a Colombia

La Misión Corográfica culminó el largo sueño de los mandatarios por saber a ciencia cierta cómo eran el país, las regiones y los habitantes a los que estaban gobernando.

Por Editorial
Bicentenario


Fotografía: El Peñol de Guatapé. Henry Price. Colección Biblioteca Nacional de Colombia


Cronómetro. S.f. Colección del Museo Nacional de Colombia.[/caption]

La muerte repentina del eminente ingeniero militar y geógrafo Agustín Codazzi, ocurrida el 7 de febrero de 1859, puso en peligro el impresionante trabajo que había realizado la Comisión Corográfica que él dirigía. Desde 1850 este militar y geógrafo italiano había recorrido, junto con un equipo de asistentes, pintores y otros científicos, gran parte del territorio que conformaba la Confederación Granadina, pero la muerte lo sorprendió cuando estaba a punto de hacer su recorrido en la costa Caribe.

El gobierno de Mariano Ospina Rodríguez poco hizo por reactivar la Comisión y publicar sus resultados, pero con la llegada al poder de Tomás Cipriano de Mosquera en abril de 1861, el gobierno nombró nuevas personas para que terminaran la tarea.

El interés tanto de Mosquera como de los gobernantes de turno, especialmente los liberales, era legitimar desde la geografía la naciente organización federal del país. Por eso, el nuevo gobierno designó a Felipe Pérez para recopilar los datos recogidos por la Comisión y publicar un informe. Rápidamente Pérez inició el proyecto y en 1863 salió a la luz la Jeografía física i política de los Estados Unidos de Colombia. En parte, la obra de Codazzi había sido salvada del olvido y concluía la primera etapa del conocimiento del territorio colombiano.

La obra marcó el final de un sueño largamente postergado, pues a pesar de las extensas descripciones realizadas a comienzos de la Colonia por Tomás López de Medel, y las posteriores hechas por visitadores, oidores y empadronadores de la Corona, por los miembros de la Expedición Botánica y por Alexander Von Humboldt, entre otros, eran insuficientes para dar cuenta detallada del contexto histórico, espacial y temporal que vivía el país a mediados del siglo XIX.

Peregrinación de Alpha: Esta obra de Manuel Ancízar fue publicada en 1853, y narra su encuentro con la cultura de las provincias del norte de la Nueva Granada. Peregrinación de Alpha. Manuel Ancízar. 1853. Libros Raros y Manuscritos, Biblioteca Luis Ángel Arango.

Dos años antes de la declaración de Independencia, Francisco José de Caldas había dedicado el artículo principal del primer número del Semanario del Nuevo Reino de Granada a denunciar la “vergonzosa ignorancia” en que yacía el Reino en materia geográfica: “¿Quién creyera que todavía no tenemos ni aún una carta miserable de los países que están al este de la capital? ¿Quién puede decir con precisión el ancho, la altura, proporciones u obstáculos que presentan los montes cuyo principio tenemos a la vista en Guadalupe y Monserrate?… ¡Pero qué! Cuando ni siquiera tenemos un plan corográfico de esta explanada encantadora sobre la que vivimos y de que sacamos la mejor parte de nuestra subsistencia”. Esta situación era para Caldas tanto más deprimente cuanto que se trataba de un país con “todas las riquezas septentrionales” y “todas las producciones del Mediodía de la América”, y mejor situado para el comercio que ninguno del Viejo o del Nuevo Mundo.

Esa preocupación se mantuvo una vez creada la República. Francisco de Paula Santander y otros presidentes diseñaron planes, dictaron leyes e impartieron órdenes para hacer un inventario del territorio, pero poco se avanzó en la materia. Solo en 1839 el Congreso expidió una ley que ordenó darle vida a una Comisión Corográfica, pero esta solo se convertiría en realidad 10 años después, bajo la presidencia de José Hilario López, quien creó una comisión científica, cuyo objetivo primordial era elaborar los mapas del país y de cada una de las provincias, para tener una idea clara de cómo estaba conformada la República y la Nación creada décadas atrás.

En 10 años, Codazzi logró para Colombia un resultado de precisión cartográfica comparable con los 120 años que se tardó la Académie Royale de Francia en elaborar sus mapas.

Herencia artística: La colección de acuarelas y dibujos que entregó
la Comisión Corográfica cuenta con ilustraciones de Carmelo Fernández, Enrique Price y Manuel María Paz. Antioquia. Henry Price. 1852. Colección Biblioteca Nacional de Colombia.

A pesar de que habían pasado 40 años desde las primeras iniciativas, el atraso de las condiciones materiales del país era más evidente que nunca. Pocos caminos pasaban de ser miserables trochas y la salida al mar por el Magdalena era una aventura incierta.

Sin comunicación adecuada el comercio no podía prosperar; pero aun si la hubiera, nadie tenía una idea clara de la localización y magnitud de los recursos naturales que se suponía existían en Colombia, salvo por ciertas minas y plantaciones. Ninguna de estas barreras para el progreso podría superarse sin estudiar y describir la geografía de la Nación y cada una de sus provincias.

Codazzi fue contratado para esta importante tarea. El ingeniero y geógrafo, nacido en Lugo (Italia), había levantado entre 1830 y 1839 en Venezuela el primer mapa y descripción de ese país, el primero en América. Luego el gobierno enganchó a Manuel Ancízar, “para servir de ayudante al señor Codazzi” y luego a un dibujante, Carmelo Fernández, reemplazado pronto por Enrique Price, a su vez sustituido por Manuel María Paz, y a un botánico, José Jerónimo Triana.

Registro en dibujos: Una de las labores de la Comisión Corográfica fue hacer retratos de los diferentes tipos de personas que habitaban el país. Indio i mestizo de Pamplona, Provincia de Pamplona. Carmelo Fernández. 1850. Colección Biblioteca Nacional de Colombia.

Al desconocimiento del territorio y sus propiedades se le atribuían buena parte de los problemas de la administración pública, de la precariedad en el control fiscal, la corrupción política, el gamonalismo y sus clientelas políticas, y la mala administración de la justicia.

La Comisión Corográfica bajo la dirección de Agustín Codazzi exploró las provincias que hoy componen los departamentos de Boyacá y los dos Santanderes, Antioquia, Chocó y Nariño, finalizando con Panamá. En esta se llevó a cabo una expedición internacional con participación de Inglaterra, Francia, Estados Unidos y la Nueva Granada, con el fin de determinar si era posible abrir un canal interoceánico por el Darién. El informe del istmo de Panamá sirvió de soporte para la construcción del ferrocarril de esa región, que sería el primer tren interoceánico del mundo.

En la segunda etapa estudió los territorios que hoy constituyen los actuales departamentos del Valle del Cauca, Cauca, Meta, Casanare, Arauca, Caquetá, Huila, Tolima y Cundinamarca. Pero la muerte truncó el esfuerzo de Codazzi. Tomaría 40 años más y muchas intrigas políticas y paradojas casi inconcebibles, publicar el último de sus mapas.(1)

En términos internacionales, la contribución de Codazzi fue fundamental en la cartografía del siglo XIX. En 10 años de exploraciones el geógrafo logró, con métodos ingeniosos y adaptados a las condiciones físicas, económicas y culturales de Colombia, un resultado comparable en precisión cartográfica al que obtuvieron luego de 120 años de labores los científicos de la Académie Royale de Francia. Y el tamaño del país era más del doble del europeo.


Un grupo excepcional

De la mano del italiano Agustín Codazzi surgió una generación de intelectuales, científicos y dibujantes que dejaría su huella en la historia de Colombia.


Campamento de la Comisión Corográfica en Yarumito: Soto. Carmelo Fernández. 1850. Colección del Museo Nacional de Colombia

  • José Jerónimo Triana

    José Jerónimo Triana

    Se ocupó de los estudios botánicos. Su herbario y su obra en general son todavía motivo de admiración. Luego de trabajar durante seis años con la Comisión, coleccionó cerca de 60.000 ejemplares de 8.000 especies distintas. Partió a París en 1857; allí se dedicó a publicar el material recogido años atrás.

    Grabado de Rodríguez. Papel Periódico Ilustrado. 1881–1888. Biblioteca Luis Ángel Arango.

  • Agustín Codazzi

    Agustín Codazzi

    Coordinador de la Comisión Corográfica. Antes de organizarla y dirigirla, Codazzi fue soldado de Napoleón, mercader en el Mediterráneo, aventurero en la Europa central, pirata en el Caribe, mercenario de la Nueva Granada, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Venezuela y mano derecha de Páez, además de científico de las academias de ciencias de Europa. Fue muy respetado por Humboldt.

    Agustín Codazzi (1848). Atribuido a Ramón Torres Méndez. Colección del Museo Nacional de Colombia.

  • Manuel Ancízar

    Manuel Ancízar

    Secretario de la Comisión durante el primer año; dentro de sus tareas estaba escribir una obra que describiera las costumbres, razas, curiosidades naturales y otras circunstancias dignas de ser mencionadas. De su trabajo saldría el libro Peregrinación de Alpha.

    Gabado de Rodríguez. Papel Periódico Ilustrado. 1881–1888. Biblioteca Luis Ángel Arango.

    Santiago Pérez

    Reemplazó a Manuel Ancízar. Su vinculación duró dos años en los que se ocupó de describir los aspectos sociales; su trabajo fue publicado con el título Apuntamientos de viaje por Antioquia y por las provincias del sur, obra que fue menos difundida, pero que tenía la misma calidad descriptiva y literaria que la de su predecesor.

    Manuel Ponce de León

    Elaboró los planos de los terrenos de las salinas de Zipaquirá, Nemocón y Sesquilé; Codazzi lo inició en el conocimiento de la topografía.

    Indalecio Liévano

    Acompañó a la Comisión mientras se exploraban los territorios del actual departamento de Cundinamarca. También a él Codazzi le transmitió distintos saberes.

    Carmelo Fernández

    Fue el primer pintor de la Comisión; acompañó las tareas de las dos primeras expediciones, de donde salieron 30 láminas consideradas, desde el punto de vista artístico, como las mejores que se hicieron durante casi 10 años de trabajo.

    Henry Price

    Pintor inglés que reemplazó a Fernández; se dedicó fundamentalmente a plasmar la belleza del paisaje. El resultado de esto son más de 300 acuarelas que resaltan la luz y los colores del trópico.

    Manuel María Paz

    Elaboró más de 2.000 láminas de paisajes y aspectos folclóricos, acompañó a Codazzi por los territorios más inhóspitos y le ayudó a realizar gran parte de los mapas entregados por la Comisión.

    Una misión y muchas expediciones

    El trabajo de la Comisión Corográfica se realizó en diez expediciones desarrolladas entre 1850 y 1859:

    • Primera expedición, 1850

      Primera expedición, 1850

      Tomó dirección al norte, recorriendo las provincias de Vélez, Socorro, Soto, Ocaña, Santander y Pamplona.

    • Segunda expedición, 1851

      Segunda expedición, 1851

      Siguió la dirección nordeste, completando los mapas de las provincias de Socorro, Soto, Tundama, Tunja, Vélez, Ocaña, Pamplona y Santander.

    • Tercera expedición, 1852

      Tercera expedición, 1852

      Se dirigió al noroeste, recorriendo las provincias de Mariquita, Medellín, Córdoba, Antioquia y Cauca. Se investigó la posibilidad de hacer navegable el río Cauca.

       

    • Cuarta expedición, enero de 1853

      Cuarta expedición, enero de 1853

      Descendió por el Magdalena y completó el dibujo de la parte baja del río. En el viaje de regreso se exploró el valle del Patía y se visitaron Túquerres, Pasto, Popayán y el valle del río Cauca.

    • Quinta expedición, finales de 1853

      Quinta expedición, finales de 1853

      En la región del Chocó se estudió la posibilidad de construir un canal de comunicación entre los océanos Atlántico y Pacífico. Se dibujó el mapa de la región.

    • Sexta expedición, 1855

      Sexta expedición, 1855

      Se realizó el levantamiento del mapa de la parte baja del río Bogotá.

    • Séptima expedición, 1856

      Séptima expedición, 1856

      Las investigaciones se dirigieron al oriente de Bogotá y Villavicencio. Se levantó el mapa del curso del río Meta.

    • Octava expedición, 1857

      Octava expedición, 1857

      Se estudiaron las cabeceras del río Magdalena y se describieron las riquezas arqueológicas de San Agustín.

    • Novena expedición, 1858

      Novena expedición, 1858

      Se ocupó del trazado del camino entre Facatativá y Beltrán.

    • Décima expedición, finales de 1858

      Décima expedición, finales de 1858

      Se dirigió hacia la Sierra Nevada de Santa Marta para completar el mapa de las provincias del norte. Codazzi murió en febrero de 1859.

    Legado

    Atlas de la República de Colombia.

    Atlas de la República de Colombia.

    Agustín Codazzi, Manuel M. Paz. 1889. Libros Raros y Manuscritos, Biblioteca Luis Ángel Arango.

    Arriero y tejedora de Vélez

    Arriero y tejedora de Vélez

    Provincia de Santander. Carmelo Fernández. 1850. Colección Biblioteca Nacional de Colombia.

    Mapa corográfico de la provincia de Socorro

    Mapa corográfico de la provincia de Socorro

    1850. Biblioteca Luis Ángel Arango.

    Aparte de los mapas y las descripciones de geografía física y política, la empresa dejó publicaciones tan notables como Peregrinación de Alpha, de Ancízar, quizá el más valioso estudio geopolítico y cultural del país en el siglo XIX. Capítulo aparte merece la gigantesca obra botánica de José Jerónimo Triana, quien coleccionó cerca de 60.000 ejemplares de 8.000 especies distintas, resultado extraordinario si se tiene en cuenta que lo que quedó del trabajo de 34 años de su ilustre antecesor, José Celestino Mutis, y sus colaboradores en la Expedición Botánica, fue un herbario de cerca de 20.000 especímenes de poco más de 2.700 taxones.Triana difundió la mayor parte de su obra en francés y fue parte de la corriente principal de su ciencia en Europa. Llegó a ser vicepresidente del Congreso Botánico Internacional reunido en Londres en 1866. Por paradójico que pueda parecer, en ese mismo año Triana estuvo en Madrid, y fue él quien comenzó, en esa fecha, la tarea de rescatar los materiales de la Expedición Botánica de Mutis.

    Dejó también la Comisión Corográfica, una de las más bellas colecciones de pintura de su tiempo en América Latina y el Álbum de Antigüedades y Costumbres Nacionales, que hoy guarda la Biblioteca Nacional.

    Y lo más importante de la Comisión es que con su trabajo le dio contenido y forma a la Nación, pues desde el nacimiento de la República los gobernantes se dedicaron a crear las instituciones, las leyes, la justicia y la educación, sin saber a ciencia cierta quiénes eran los ciudadanos y sin conocer del todo el espacio que dirigían.

    Agustín Codazzi, Misión Corográfica

    Grupo Semana

    Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

    COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.