• Inicio
  • Para entender el altiplano

Para entender el altiplano

Maravillas de la naturaleza, libros, construcciones, novelas o películas son algunas de las muchas obras clave para comprender la vida e historia de Cundinamarca y Bogotá.

Por Semana Historia


Fotografía: Parque de los periodistas, el Templete al Libertador, obra de Pietro Cantini. Carlos Vásquez

La laguna de Guatavita

La laguna de Guatavita

En esta, una de las lagunas sagradas de los muiscas, se hacía el ritual de investidura del nuevo zipa, quien se internaba en las aguas cubierto de oro en una embarcación cargada de tesoros. Lo representa la famosa balsa muisca que guarda el Museo del Oro y dio origen a la leyenda del Dorado.

Crédito: archivo semana

‘La gente de La Universal’

‘La gente de La Universal’

Esta trama de humor negro, casi trágica, en la que cada uno de los protagonistas busca su propio beneficio sin querer perjudicar a nadie, ocurre en el corazón de Bogotá. En esta selva urbana, los espectadores entienden y se compenetran con los lugares y sitios que identifican la vida y el ritmo de la metrópoli.

Crédito: Proimágenes

Catedral de Sal

Catedral de Sal

Este recinto, construido a 180 metros de profundidad en Zipaquirá, no solo es una de las maravillas arquitectónicas de Colombia, sino un lugar de culto religioso. Le hace también un homenaje a la sal, producto explotado desde épocas precolombinas, que sirvió de sustento de la economía de esta región.

Crédito: Erick Morales

La obra de Ricardo Moros Urbina

La obra de Ricardo Moros Urbina

Oriundo de Nemocón, Moros Urbina es uno de los pintores costumbristas más importantes del país. En su amplia obra, que incluyó pintura al óleo, acuarela, xilografía y grabado, pintó la Bogotá y el altiplano cundinamarqués de finales del siglo XIX e inicios del XX.

Crédito: papel periódico ilustrado

El puente del Común

El puente del Común

Oculto entre la Universidad de La Sabana y la vía a Chía, está el puente terminado en 1792 por órdenes del virrey José de Ezpeleta para facilitar el comercio y las comunicaciones de la gente del común entre Bogotá, Zipaquirá, Tunja, Vélez, Socorro, San Gil, Girón, Sogamoso y los llanos. Por allí circularon incluso automóviles hasta que en 1961 fue sometido a reparaciones y declarado monumento nacional en 1967.

Crédito: Guillermo Torres

‘Crónicas de Bogotá’

‘Crónicas de Bogotá’

Pedro María Ibáñez escribió tal vez la primera historia sistemática de Bogotá. Originalmente, editada en un solo volumen hacia finales del siglo XIX, tuvo tanto éxito que comenzó a ampliarla, pero murió cuando aún no había terminado el cuarto volumen.

 

Plazas y plazuelas

Plazas y plazuelas

Es difícil decidir cuál representa mejor a la ciudad, si la plaza de Bolívar, el parque de Santander o las plazas de los Mártires, la Independencia, las Nieves, los Periodistas (foto), San Ignacio o Rufino Cuervo. Mientras que la antigua plaza Mayor representa el poder del Estado nacional, sin estas y otros parques la historia de Bogotá y del país quedaría inconclusa.

Crédito: Carlos Vásquez

‘Sin remedio’

‘Sin remedio’

La gran novela urbana de Bogotá. Sus barrios, sus calles, sus defectos, sus costumbres y la jungla que la habita caen bajo la pluma crítica del escritor y periodista Antonio Caballero. Un golpe contundente, en tono caricaturesco, a la oligarquía bogotana. Su autor siempre argumenta que no ha escrito una nueva novela por una sola razón: nada ha cambiado.

Crédito: Gerardo Gómez

Monserrate, plaza de toros,  Torres del Parque

Monserrate, plaza de toros, Torres del Parque

Para construir las famosas Torres del Parque, el arquitecto Rogelio Salmona pensó en la armonía de esta zona al unir el parque de la Independencia con la plaza de toros, los cerros orientales y, al fondo, el santuario de Monserrate. Un encuadre del pasado con el presente y el futuro vibrante de la capital. De hecho, esta es una de las imágenes más usadas en las guías y libros para ilustrar a Bogotá.

Crédito: Esteban Vega La-Rotta

La estación de la Sabana

La estación de la Sabana

Inaugurada en 1917, esta obra arquitectónica neoclásica era la estación central del ferrocarril de la Sabana y se convirtió en el símbolo de la integración regional de Cundinamarca y Bogotá, tanto con el altiplano como con las tierras cálidas.

Crédito: postal, anónimo, s.f – BPP

‘Reminiscencias  de Santa Fe y Bogotá’

‘Reminiscencias de Santa Fe y Bogotá’

José María Cordovez Moure las escribió a finales del siglo XIX. Originalmente, era una colección de diferentes libros, recogidos en un solo volumen por Elisa Mújica y publicados por editorial Aguiar en 1957. En esta edición agregaron, además de las seis series originales, dos apéndices: el primero, ‘Un viaje a Europa’ y el segundo, ‘Recuerdos autobiográficos’.

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.