Piedras preciosas

A pesar de las guerras, el abandono en el que cayó la ciudad colonial y la piqueta del progreso, Cartagena aún conserva numerosas joyas arquitectónicas que la hacen Patrimonio de la Humanidad.

Por Semana Historia


Fotografía: La murallas, Foto Guillermo Torres.

La Catedral

La Catedral

Fue construida entre 1577 y 1512 en el lugar donde Pedro de Heredia levantó en 1535 una iglesia de palma y cañas, devorada por las llamas en 1552. La traza fue realizada por el maestro Simón González. El templo, de inspiración renacentista, estaba casi acabado en 1584, pero fue destruido en gran parte durante el ataque de Francis Drake a la ciudad. En 1600, cuando estaba casi lista, la nave principal y una de las laterales se desplomaron sin razón aparente. Fue concluida en 1661. A esta última se le añadió una cúpula en concreto reforzado en las primeras décadas del siglo XX.

Crédito: Juan Pablo Gutiérrez

Teatro Adolfo Mejía

Teatro Adolfo Mejía

Fue diseñado y construido por Luis Felipe Jaspe dentro del recinto de la iglesia del convento de la Merced, como una de las obras conmemorativas del primer centenario de la independencia de Cartagena. Inaugurado el 11 de noviembre de 1911, se presentaron en él durante las primeras siete décadas del siglo XX las más importantes figuras de las artes escénicas de la época. Su exterior es de un severo y elegante estilo neoclásico. Después cayó en la ruina, hasta que en 1998, después de un largo período de obras a cargo del arquitecto Alberto Samudio con el patrocinio del gobierno nacional, fue restaurado.

Crédito: Guillermo Torres.

Casa de Rafael Núñez

Casa de Rafael Núñez

Situada en el barrio El Cabrero, allí vivió el presidente con Soledad Román, hasta su muerte en 1894. Es una muestra ejemplar de la vivienda antillana construida en madera. En la actualidad funciona en ella un museo que recrea el aspecto que tuvo cuando fue habitada por Rafael Núñez.

Crédito: Archivo particular

Iglesia de San Pedro Claver

Iglesia de San Pedro Claver

Su construcción se inició a comienzos del siglo XVIII. La iglesia actual reemplazó a la primitiva que fue escenario de la obra humanitaria de san Pedro Claver con los esclavos negros. El historiador Enrique Marco Dorta la califica como “la obra de arquitectura eclesiástica más importante que se construyó en Cartagena durante la época colonial”. Sus autores fueron dos hermanos de la Compañía de Jesús: el holandés Lorenzo Koninck y el alemán Miguel Schlesinger. 

Crédito: ‘El Tiempo’

Hotel Caribe

Hotel Caribe

Fue construido en Bocagrande en los años cuarenta en un lote donado por la compañía petrolera Andian, urbanizadora del barrio, con la condición de que allí se edificara un hotel para fomentar el turismo en la ciudad. Al igual que el Hotel del Prado en Barranquilla, fue diseñado por el arquitecto cubano Manuel Carrerá, quien se inspiró, para ambos casos, en el Hotel Nacional de La Habana. Su estilo es neocolonial, muy utilizado por aquella época en la Florida.

Crédito: Archivo particular

Parque de Bolívar

Parque de Bolívar

Fue la Plaza Mayor de la ciudad. En 1887 el gobernador de Bolívar, Henrique L. Román ordenó convertir esta plaza, donde tradicionalmente se celebraban las corralejas, en un parque arborizado. El diseño le fue encomendado a Luis Felipe Jaspe. Las cuatro fuentes instaladas en las esquinas recibían el agua sacada de un pozo situado en la huerta de la Inquisición por un molino de viento. La estatua El Libertador es obra del escultor venezolano Eloy Palacios. El parque fue restaurado en 1999.

Crédito: Juan Pablo Gutiérrez

Casa de la Inquisición

Casa de la Inquisición

Conocidas hoy como Palacio de la Inquisición, ha sido calificada como la mejor muestra de la arquitectura civil en Cartagena. La fachada, sus arcos en planta baja y balcones en el piso superior son la expresión auténtica de las casonas coloniales de la ciudad. Su portada es una bella muestra del barroco cartagenero, cuyo mayor valor consiste en estar labrada, con sus delicados rasgos, en piedra caliza, un material muy deleznable por su formación porosa e irregular.

Crédito: Andrés Rozo y Catalina Jiménez

Las murallas

Las murallas

El formidable cerco de murallas de Cartagena de Indias fue proyectado por el ingeniero italiano Bautista Antonelli en 1595. Su sobrino, el también ingeniero militar Cristóbal de Roda, comenzó a construirlas en 1614, y amplió el trazado inicial para incluir buena parte del actual barrio de San Diego. A lo largo de la Colonia las murallas fueron modificadas varias veces.

Crédito: Guillermo Torres

Castillo San Felipe de Barajas

Castillo San Felipe de Barajas

Fue levantado sobre el cerro de San Lázaro por el gobernador Diego Zapata de Mendoza, quien donó un año de su sueldo y completó los dineros con una colecta entre miembros de la sociedad. Concluido en 1657, fue de vital importancia para proteger la única entrada a la ciudad por tierra con la Puerta de la Media Luna. Si bien fue conquistado por Pointis en 1697, salvó a la plaza en 1741 del ataque de Edward Vernon.

Crédito: Santiago Montes

Iglesia de la Santísima Trinidad

Iglesia de la Santísima Trinidad

Situada en Getsemaní, fue terminada cerca de 1644 como parroquia de ese barrio. Fue hecha como una réplica de la catedral, con su torre cuadrada como esta, antes de su modificación a comienzos del siglo XX. En su interior, la característica más sobresaliente es el artesonado mudéjar de su cubierta.

Crédito: Archivo particular

arquitectura, Cartagena, ciudades, Patrimonio

Grupo Semana

Todos las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de PUBLICACIONES SEMANA S.A. Se prohíbe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.

COPYRIGHT © 2018 PUBLICACIONES SEMANA S.A.